Alerta de noticias:
Platinum Equity Adquiere a Solenis de Clayton, Dubilier & Rice
Cerrar 686C6711-FB74-47F4-AFEE-14D0F9C09B39

El futuro de la higiene de las manos

Aunque los días de acaparar sanitizante para manos y de acabar con los alimentos han llegado a su fin, todavía quedan preguntas sobre nuestros hábitos de higiene de manos y el impacto en la demanda de toallas de papel.

Por: Gabe Steerman | martes, 7 de septiembre de 2021 | Tiempo de lectura: 8 minutos

Ah... ¿recuerda los días antes de la COVID? Cuando el miedo a contraer un virus no deambulaba siempre en nuestras mentes; cuando no existía el término "distanciamiento social"; cuando no nos lavábamos las manos obsesivamente ni usábamos desinfectante de manos? Todos deseamos que las cosas vuelvan a la normalidad y, con cada vez más gente que recibe la vacuna, parece que vamos en esa dirección. Pero, ¿qué tan normal volverá a ser la situación? ¿Desaparecerán estos nuevos hábitos, específicamente, una mejor higiene de las manos, y la demanda de toallas de papel continuará cayendo?

En el momento álgido de la pandemia, las tasas de higiene de manos alcanzaron nuevas alturas. Un estudio realizado por Bradley Corporation demostró que, en Abril de 2020, el 78 % de los estadounidenses se lavaba las manos al menos seis veces al día, en comparación con el 37 % que lo hacía antes de la pandemia. El cumplimiento de la práctica de higiene de manos también se disparó en el sector de la salud; en el Centro Médico de la Universidad de Chicago, el cumplimiento con la higiene de manos entre el personal de salud alcanzó el 100% en marzo de 2020, en comparación con el 55% antes de la pandemia. Esta fue sin duda una buena noticia para los expertos en salud pública que durante años han luchado por una mejor higiene de las manos.

blog-hand-hygiene-hand-wash-rate-1982x1250.png

Desafortunadamente, no lo hemos mantenido. Cuando comenzamos a descubrir que la COVID se propaga principalmente por las gotas en el aire y no por las superficies, el porcentaje de estadounidenses que lavaban sus manos con frecuencia cayó de 78 % a 57 % en enero de 2021. Y el cumplimiento con la higiene de las manos en el Centro Médico de la Universidad de Chicago descendió alrededor del 50 por ciento en agosto de 2020. Esto provocó que el incremento súbito en la demanda de toallas de papel cayera y la producción de éstas volvió a los niveles anteriores a la pandemia (RISI Fastmarkets, informe mensual de junio).

Ahora que estamos avanzando hacia un estado de normalidad (al menos en Norteamérica y en la mayor parte de Europa), parece que podríamos esperar que la demanda de toallas de papel siga disminuyendo, al igual que la higiene de manos. Aunque esto es cierto en ciertas áreas, no es una historia sencilla, y lo más probable es que no veamos un descenso constante en la higiene de manos y en la demanda de toallas de papel. Esta predicción se basa en dos factores importantes:

  • El primero es la COVID. ¿La COVID seguirá influyendo en la higiene de las manos?
  • El segundo tiene que ver con los virus y los gérmenes, además de la COVID. ¿Ha cambiado la pandemia la actitud de las personas hacia la higiene de las manos en general de tal forma que podría continuar en un mundo post-COVID?

Higiene de Manos durante la COVID

En general, podemos anticipar que el aumento en la higiene de las manos continuará debido a la COVID, entre las personas vacunadas y las no vacunadas, hasta que se alcance la inmunidad de rebaño. Aunque esto se traducirá principalmente en un aumento en la demanda de desinfectante de manos, es probable que siga impulsando en cierto grado la demanda de toallas de papel (para la limpieza de superficies y el lavado de manos).

Cuando Solenis encuestó a amigos y compañeros totalmente vacunados en los EE. UU. sobre su higiene de manos actual, la mayoría dijo lo mismo: definitivamente se lavaban menos las manos desde que se vacunaron, pero aún lavan sus manos a veces cuando regresan a casa e intentan usar desinfectante de manos después de tocar superficies comunes.

¿Por qué continuar cuando están totalmente vacunados? Una de las razones es que aún estamos en una pandemia y hay muchas incógnitas. Hasta julio, se ha vacunado a menos de la mitad del país. No sabemos con seguridad cuánto tiempo durará la efectividad de la vacuna, especialmente contra las variantes, y no sabemos exactamente cuánto ayudan las vacunas a reducir la transmisión.

Por supuesto, esto no quiere decir que todas las personas que se han vacunado continúan con la higiene de las manos. Como hemos visto desde el comienzo de la pandemia, las personas se comportan de manera diferente cuando se trata de llevar mascarilla, por lo que podemos esperar un patrón similar con la higiene de manos. Pero, en general, parece que la higiene de manos se ha mantenido hasta cierto punto entre quienes están vacunados.

En el caso de la mitad de los estadounidenses que aún no están totalmente vacunados, prevemos tasas más altas de higiene de manos entre los que se toman el virus en serio. Esto puede verse contrarrestado por algunos estadounidenses que rechazan la vacuna, que se estima suman un 25% según encuestas recientes. Aunque existen muchas razones por las que las personas rechazan la vacuna, como no confiar en su seguridad, una de ellas es no temer a las consecuencias para la salud de la COVID, lo que haría que fuera menos probable que algunos practiquen la higiene de manos.

En el resto del mundo, podemos esperar una tendencia similar a que continúe la higiene de manos, con tasas más altas o más bajas dependiendo de la situación de la región en la que hay COVID y otros factores. Aunque las dudas a aplicarse la vacuna están presentes en todo el mundo, muchos países tienen menos acceso a la vacuna que los Estados Unidos, lo que sugiere que la higiene de las manos seguiría siendo más alta en muchos lugares.

Como se muestra en el gráfico siguiente, las tasas de vacunación son extremadamente diferentes en todos los continentes. En general, el porcentaje de población vacunada es similar en América del Norte y en Europa, y se estima que la inmunidad de rebaño se alcanzará a finales de 2021 o principios de 2022 en ambos lugares (aunque la negativa a aplicarse la vacuna puede retrasar esto). En otras regiones, las tasas de vacunación son mucho más bajas y no está claro cuándo estará completamente vacunada la mayoría. Hasta julio, en Asia y Sudamérica solo entre el 10% y 15% de sus habitantes estaban totalmente vacunados. En Oceanía, esa cifra es del 10%, y en África, la mayoría de los países están por debajo del 1%.

blog-hand-hygiene-vax-rate-1982x1250.png

¿Cómo se reflejarán estas tasas de vacunación en la demanda de toallas de papel? Las tasas de vacunación más bajas sugieren una mayor higiene de las manos, lo que sugeriría una mayor demanda de toallas de papel. Sin embargo, debido a que la demanda de toallas de papel varía mucho entre las distintas regiones, las bajas tasas de vacunación no siempre se correlacionan con una demanda alta de toallas de papel. Por ejemplo, es posible que las tasas de vacunación extremadamente bajas de África no tengan un impacto notable en la demanda de toallas de papel, ya que solo representaba alrededor del 7% de las ventas globales de papel para uso doméstico en 2020. Por otro lado, Asia representó aproximadamente la mitad de las ventas globales de papel para el hogar en 2020, por lo que debido a su bajo número de vacunados continuará teniendo un impacto significativo en la demanda de toallas de papel.

blog-hand-hygiene-household-paper-revenue-1982x1250.png

 Higiene de Manos después de la COVID

Cuando el mundo realmente haya dejado atrás la COVID, ¿desaparecerá ese aumento en la higiene de manos? Quizás no. Algunas evidencias demuestran que la gente está ahora más consciente y preocupada por otros gérmenes además de la COVID. Estas son algunas estadísticas:

  • El 88% de los estadounidenses consideran que es extremadamente probable o algo probable que mantengan su régimen de lavado de manos más elevado una vez que el virus haya pasado.
  • El 89% de los estadounidenses son ahora más conscientes de los gérmenes que antes de la pandemia.
  • Un estudio de Ipsos indica que el 68% de los estadounidenses continuarán lavando las manos con más frecuencia una vez que la pandemia haya terminado.
  • El 88% ha cambiado su preferencia por los equipos de baño sin contacto "mucho" o "algo" desde el brote de coronavirus.

Esta tendencia potencial a largo plazo hacia una mejor higiene de las manos puede contribuir no solo a la demanda de toallas de papel para uso doméstico, sino también impactar el mercado de toallas de papel no destinadas al uso domestico. La pandemia atrajo más atención a los secadores de aire de los baños y a su capacidad para esparcir más gérmenes en el aire en comparación con las toallas de papel. Si bien este hallazgo fue más relevante para la pandemia actual, un mayor enfoque a largo plazo en los gérmenes y virus en general podría llevar a aumentar la preferencia por las toallas de papel en comparación con los secadores de aire.

Quizás una vez que no pensemos continuamente en la COVID, las cosas volverán a la normalidad; en el pasado, después de las pandemias, la higiene de las manos volvió a la normalidad. Pero otras pandemias no eran COVID-19. Y después de lavarse las manos con frecuencia por casi un año durante la COVID, no es fácil volver a los viejos hábitos. Si esta pandemia nos ha dejado algún beneficio, éste podría ser que las personas sean al menos un poco más conscientes de que la higiene de sus manos a largo plazo podría salvar vidas en el futuro.

Gabe Steerman

Pasante de Marketing Global - Tissue y Toalla

Gabe Steerman, estudiante de segundo año de la Maestría en Administración en la Escuela de Negocios de Temple University Fox en Filadelfia, fue becario de marketing global para la división de tissue y toalla en Solenis durante el verano de 2021. Tiene experiencia en marketing y desarrollo de negocios en el sector de la salud y otros sectores. En su tiempo libre, Gabe es un ávido jugador de tenis y también disfruta jugando al golf y de la música y el ajedrez.